Noticias

  • Entrevista de nuestro Director General Armando Mateos en Aragón Digital

    Entrevista de nuestro Director General Armando Mateos en Aragón Digital

    Armando Mateos: "La exportación nos hace menos sensibles a una posible crisis"

    El director general de Itesal Sistemas, Armando Mateos, reconoce que la crisis económica "fue dura", ya que cerca del 70% de su facturación correspondía al mundo de la arquitectura. Para superarla decidieron darle un impulso a la exportación y, gracias a ella, ahora la compañía es "menos sensible a una posible crisis".

    Publicado en aragondigital.es por Nuria Sánchez Moya

     

    Zaragoza.- Itesal Sistemas celebra sus 25 años de vida. Una larga trayectoria en la que la empresa, dedicada a la fabricación y venta de perfiles de aluminio para la arquitectura y la industria, ha ido sumando mejoras. Eso sí, también se ha encontrado con desafíos, como hacer frente a la crisis económica.

    El director general de la compañía, Armando Mateos, que lleva más de 18 años al mando de la organización, reconoce que la crisis “fue dura”, ya que cerca del 70% de su facturación correspondía al mundo de la arquitectura. Para superarla, decidieron darle un impulso a la exportación y, gracias a ella, ahora la empresa es “menos sensible a una posible crisis”.

    Además, la organización desarrolla “buenas prácticas” como la implantación de un modelo de dirección por objetivos o su preocupación por los riesgos laborales y la salud de sus trabajadores. Unos valores que han sido premiados por el Gobierno de Aragón. 

    Pregunta.- ¿A qué se dedica Itesal?
    Respuesta.- Itesal es un grupo que nace hace 25 años. Se dedica, fundamentalmente, a la comercialización y la fabricación de perfil de aluminio, bien para el mundo de la arquitectura o bien para el mundo industrial.

    P.- ¿Cuáles son sus hitos en estos 25 años?
    R.- El primero, en el año 1992, cuando los socios decidieron fundar la empresa. Son cinco personas en aquel momento –luego solo dos-, que buscan una ubicación para montar una compañía que es de autoconsumo porque ellos son industriales, del mundo del aluminio, almacenes, talleres… Entonces, el primer hito va a ser que buscan distintas localizaciones para esa organización y al final encuentran Pina de Ebro, que es la localidad que les ofrece mejores condiciones y que geográficamente puede funcionar muy bien. De hecho, así es porque es una buena ubicación que está equidistante de grandes ciudades españolas: Barcelona, Valencia, Burgos, Madrid…

    Muy fundamental fue que, en el año 1995, estos socios deciden montar el cimiento de lo que va a ser la empresa hoy. Por un lado, comenzar el diseño de sistemas propios de arquitectura, que es importante porque ha sido lo que luego los ha diferenciado de muchas de las empresas del sector. No es lo mismo coger planos de otro y fabricarlos y venderlos, que diseñar tus propios sistemas. Te hace diferente. En ese momento, también deciden poner en marcha un almacén logístico para distribuir en todos los almacenes que luego van a ser distribuidores de la empresa a lo largo de toda la geografía española. 

    También es importante que, a partir de 1999, la compañía decide crecer. Pasamos de una empresa que tiene 40 personas, en ese año, a una organización que en el 2002-2003 pasa a tener ya 200 trabajadores. Entonces hacen falta ya inversiones de instalaciones de máquinas, empleados y herramientas de gestión importantes, sin las cuales no se podría haber llegado hasta aquí.

    Itesal ganó el pasado año el premio a la Excelencia Empresarial
    Itesal ganó el pasado año el premio a la Excelencia Empresarial

    P.- Sin duda otro hito podría ser que han recibido el Premio a la Excelencia Empresarial 2016, en la categoría grandes empresas, que concede el Instituto Aragonés de Fomento. ¿Qué supone para ustedes?
    R.- Nosotros nos sentimos orgullosísimos de haber recibido el Premio. Realmente, es un modelo de gestión en el que nosotros hemos trabajado durante años. En el año 2003-2004 ya estábamos certificados en ISO-9000 y pensamos empezar a presentarnos al certamen, pero no nos veíamos –en ese momento- una empresa muy madura para hacerlo. Lo pensamos en 2015 ya definitivamente. Nos ponemos a trabajar en ello, pero, fundamentalmente, en poner orden a todas las herramientas de gestión, que veníamos implantando desde el año 2000-2002. Yo creo que salió bien. 

    Al final somos una de las pocas empresas que se ha presentado el primer año y ha ganado. Por supuesto, supone una motivación extraordinaria para todos los trabajadores, para los clientes, para los proveedores contar con una compañía que ha implantado un modelo de gestión que es suficientemente moderno y potente como para seguir desarrollándose y ser sostenible unos cuantos años más. 

    P.- ¿Cuáles son las buenas prácticas que desarrolla Itesal para encontrarse en el "camino de la excelencia"?
    R.- Efectivamente, buenas prácticas es la expresión porque no hay una sola. Yo creo que en el año 2002 empezamos a implantar la dirección por objetivos, lo que era un cambio brutal en la empresa porque hasta ahí no se hacían mediciones. Se medían diferentes magnitudes, pero no se aplicaban directamente al trabajador como salario variable que pudiese adoptar. Entonces, en la dirección por objetivos sería una de las buenas prácticas. 

    También podríamos decir que el gran esfuerzo que hacemos en riesgos laborales es una cosa importante. Estamos muy sensibilizados con este tema. Deseamos que cada trabajador que viene a la empresa se vuelva a su casa en perfectas condiciones de salud y seguridad. Por eso, en este ámbito hemos creado herramientas de gestión importantes, que son al final buenas prácticas. Por ejemplo, una auditoría quincenal en la que cogemos a una gran parte de la plantilla, les mostramos fotografías de cómo están las instalaciones, y les decimos cómo pueden mejorarlas. Entonces, tienen quince días para poder mejorarlas y poder volver a hacer fotografías. 

    Son herramientas que nos ayudan en este tema de los riesgos laborales, que además han funcionado muy bien y que en los últimos años hemos tenido premios a las mejores prácticas en prevención de riesgos laborales, premios del Gobierno de Aragón, dos o tres premios nacionales de Asepeyo… Esto quiere decir que las herramientas está funcionando muy bien. 

    Itesal se dedica a la comercialización y la fabricación de perfil de aluminio
    Itesal se dedica a la comercialización y la fabricación de perfil de aluminio

    También estamos colaborando mucho con el entorno. Yo creo que esto fue también muy apreciado por los auditores del Premio a la Excelencia, el estar incluso trasladando estas herramientas de gestión a asociaciones profesionales. Por ejemplo, ostentamos el cargo de la vicepresidencia en la Asociación Española del Aluminio y desde ahí estamos intentando que las empresas del sector adopten alguna serie de herramientas que nosotros tenemos y que parece que funcionan para mejorar la prevención de riesgos, la comunicación global del sector…

    También tenemos herramientas en lo que se llama el Plan de Mejora Continua con una herramienta para gestionar sugerencias y, sobre todo, algo que llamamos semanas de concienciación, que es una herramienta en la que una vez al mes paramos a la totalidad de la plantilla por grupos –para que la empresa no pare-, les hacemos charlas temáticas de 20 o 25 minutos en las cuales podemos hablar de productividad, de mejora continua, calidad, seguridad… 

    P.- ¿Cómo vivieron la crisis?
    R.- La crisis ha sido dura. Nosotros ya no la llamamos crisis porque al final vivíamos un momento que era económicamente irreal, es decir, había una burbuja extraordinaria, sobre todo, en el ámbito de la arquitectura, que es uno de nuestros pilares fundamentales en la empresa. Sin embargo, la posibilidad de tener, en este momento, 28 almacenes que están distribuyendo a lo largo de toda España nos hace bastante fiables en el sentido de estar muy diversificados en el sector nacional.

    Fue una crisis importante porque nosotros estábamos fabricando y vendiendo el 60 o 70% de la facturación al mundo de la arquitectura, este mundo cayó y llegamos a estar en el 40%. ¿Cómo se sustituyó? Nosotros ya exportábamos desde el año 2000, pero empezamos a hacer mucha más fuerza, más intensidad en la exportación. Así, de estar en niveles de exportación del 6-8% pasamos a exportar los niveles a los que estamos hoy, en torno al 22%, que nos hace menos sensibles a una posible crisis.

    Yo creo que, al final, hemos puesto en marcha muchas medidas que nos han conducido a atravesar ese momento. Ahora se está saliendo, el mundo ha cambiado, desde luego, porque todo el mundo está distinto, ya no sirven las reglas que había en 2006 y nosotros creemos que tenemos una empresa en la que, desde luego, sin dejar de acelerar continuamente. Tenemos una compañía que ya puede ser sostenible en el tiempo.




Volver